El diálogo imposible

diciembre 17, 2007 at 10:04 pm Deja un comentario

   “¿Por qué me hablas, extraño, en esa lengua

que eriza mi piel, causa desazones

en mis recónditas esencias puras?”

  “Hermano, no te asusten

los ecos alargados de mis sílabas,

que no encierran peligros ni amenazas…”

  “Ya hay bastante. Vecino

serás, no hermano. Nunca

viviremos en tu habla. La mía, oye,

es la de los dos. Tú, calla, te lo digo”.

  “Mezclemos nuestras sangres sin reparo

en el lecho nupcial de nuestras bodas”.

  “En mi lengua o no hay trato, forastero”.

  “Al cincuenta  por ciento, como gustas

decir cuando negocias en el centro”.

  “Todo es mío. No sueñes

negocios ni repartos. Es mi casa

y yo mando. No te echo, tú te expulsas

                       Isidro Cabello Hernandorena

Entry filed under: Autonómicas estampas, Poemas.

Ecología La madre del cordero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


diciembre 2007
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: